Escáneres para la detección precoz del mal de Alzheimer

December 25, 2006

Un
estudio demuestra la utilidad de una técnica de imagen diagnóstica, el
PET, para detectar esta enfermedad años antes de que los primeros
síntomas sean evidentes
AMÉRICA VALENZUELA

[foto de la noticia]

La detección precoz del mal de Alzheimer es una de las principales
líneas de investigación de la medicina actual. Muchos grupos están
estudiando biomarcadores en la sangre y en el fluido cerebroespinal
para detectar con un análisis la enfermedad antes de que manifieste los
primeros síntomas. Sin embargo, las técnicas de imagen parecen haber
tomado ventaja. Un grupo de científicos estadounidenses ha obtenido
excelentes resultados con la tomografía por emisión de positrones (PET,
sus siglas en inglés).

En realidad, lo que interesaba a los investigadores era poder
visualizar dos proteínas que se depositan de forma anómala en el
cerebro de las personas con Alzheimer: la beta amiloide (que forma
placas) y la tau (que causa los ovillos neurofibrilares). Se estima que
empiezan a acumularse y a producir lesiones hasta 30 años antes de que
se manifiesten los primeros síntomas de deterioro cognitivo. Su
depósito sigue un patrón definido y los daños que producen aumentan con
el tiempo.

Para visualizar el grado de acumulación de los ovillos y placas, el
equipo de la Universidad de California (UCLA), en Los Ángeles, ha
desarrollado una molécula (la FDDNP) que ‘marca’ a estas proteínas al
enlazarse con ellas. En el estudio, publicado en la revista ‘The New
England Journal of Medicine’, participaron a 83 voluntarios con edades
comprendidas entre los 49 y los 84 años. Veinticinco estaban
diagnosticados de Alzheimer, 28 presentaban alteraciones cognitivas y
30 estaban dentro de la normalidad y se les consideró el grupo control.
Inyectaron la sustancia a los participantes y luego escanearon su
cerebro.

En los aquejados de Alzheimer, observaron que, a medida que avanzaba
la enfermedad, había más FDDNP en las zonas donde se acumula mayor
cantidad de placas y ovillos, que son las regiones frontal, temporal y
parietal del cerebro. También fueron testigos del depósito gradual de
la molécula en los participantes con deterioro cognitivo leve, que en
el 80% de los casos es un estado de transición entre el normal de la
vejez y el patológico del mal de Alzheimer.

EFICAZ «CHIVATO»

«Definitivamente hemos observado patrones [de acumulación de beta
amiloide] en los inicios [de la enfermedad], en los pacientes con
deterioro cognitivo leve, y en las fases avanzadas, en los que tenían
la enfermedad diagnosticada», ha señalado Jorge Barrio, uno de los
autores del estudio y especialista en farmacología molecular en UCLA.

Con el nuevo método, los investigadores han podido seguir de cerca
la evolución de la enfermedad durante dos años. Los científicos
compararon este procedimiento con otros, como la resonancia magnética
(RM), que permite observar la cantidad de tejido perdido, o el PET
combinado con otro marcador, el FDG. Los resultados mostraron que el
PET, junto con el FDDNG como marcador, es mucho más eficaz (98% de
aciertos frente a 62% de la RM) a la hora de diferenciar el Alzheimer
de las alteraciones cognitivas no patológicas.

Los investigadores han señalado satisfechos que el nuevo método
también ayudará a valorar la eficacia de los tratamientos
experimentales. Ahora están inmersos en un ensayo clínico para
conseguir la aprobación de la molécula por la agencia estadounidense
del medicamento (la FDA). Calculan que en tres años estará en el
mercado.


Ejercicio mental contra el declive de las neuronas

Los ancianos que hacen ejercicio con el
cerebro sufren menos deterioro cognitivo y se desenvuelven mejor en su
vida cotidiana. Son las conclusiones de un nuevo estudio publicado en
la revista ‘The’ ‘Journal of the American Medical Association.’

Un equipo estadounidense, liderado por Sherry L. Willis, de la
Universidad Estatal de Pennsylvania (EEUU), ha llevado a cabo el primer
ensayo clínico multicéntrico para conocer la eficacia de la práctica de
ejercicios mentales para evitar la pérdida de las capacidades
cognitivas con la edad. El experimento, llamado ACTIVE (siglas en
inglés de Entrenamiento Avanzado Cognitivo para la Vejez Independiente
y Vital), se prolongó durante cinco años, desde 1998 hasta 2004, y
participaron 2.832 personas con una edad media de 73 años que procedían
de seis ciudades de Estados Unidos.

El entrenamiento consistió en 10 sesiones de ejercicios para la
memoria, razonamiento, velocidad de procesamiento (búsqueda e
identificación de imágenes) y cuatro sesiones de recuerdo, 11 y 35
meses tras el inicio del experimento. Cinco años después, los
participantes que habían completado las tres sesiones presentaban menos
dificultades para realizar las actividades de la vida diaria y, por lo
tanto, disfrutaban de una mayor calidad de vida e independencia.

De acuerdo con los autores, si los programas de entrenamiento se
estandarizan serán un interesante complemento de los fármacos para
retrasar el deterioro cognitivo.

technorati tags:,

Blogged with Flock

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: