Un
estudio demuestra la utilidad de una técnica de imagen diagnóstica, el
PET, para detectar esta enfermedad años antes de que los primeros
síntomas sean evidentes
AMÉRICA VALENZUELA

[foto de la noticia]

La detección precoz del mal de Alzheimer es una de las principales
líneas de investigación de la medicina actual. Muchos grupos están
estudiando biomarcadores en la sangre y en el fluido cerebroespinal
para detectar con un análisis la enfermedad antes de que manifieste los
primeros síntomas. Sin embargo, las técnicas de imagen parecen haber
tomado ventaja. Un grupo de científicos estadounidenses ha obtenido
excelentes resultados con la tomografía por emisión de positrones (PET,
sus siglas en inglés).

En realidad, lo que interesaba a los investigadores era poder
visualizar dos proteínas que se depositan de forma anómala en el
cerebro de las personas con Alzheimer: la beta amiloide (que forma
placas) y la tau (que causa los ovillos neurofibrilares). Se estima que
empiezan a acumularse y a producir lesiones hasta 30 años antes de que
se manifiesten los primeros síntomas de deterioro cognitivo. Su
depósito sigue un patrón definido y los daños que producen aumentan con
el tiempo.

Para visualizar el grado de acumulación de los ovillos y placas, el
equipo de la Universidad de California (UCLA), en Los Ángeles, ha
desarrollado una molécula (la FDDNP) que ‘marca’ a estas proteínas al
enlazarse con ellas. En el estudio, publicado en la revista ‘The New
England Journal of Medicine’, participaron a 83 voluntarios con edades
comprendidas entre los 49 y los 84 años. Veinticinco estaban
diagnosticados de Alzheimer, 28 presentaban alteraciones cognitivas y
30 estaban dentro de la normalidad y se les consideró el grupo control.
Inyectaron la sustancia a los participantes y luego escanearon su
cerebro.

En los aquejados de Alzheimer, observaron que, a medida que avanzaba
la enfermedad, había más FDDNP en las zonas donde se acumula mayor
cantidad de placas y ovillos, que son las regiones frontal, temporal y
parietal del cerebro. También fueron testigos del depósito gradual de
la molécula en los participantes con deterioro cognitivo leve, que en
el 80% de los casos es un estado de transición entre el normal de la
vejez y el patológico del mal de Alzheimer.

EFICAZ «CHIVATO»

«Definitivamente hemos observado patrones [de acumulación de beta
amiloide] en los inicios [de la enfermedad], en los pacientes con
deterioro cognitivo leve, y en las fases avanzadas, en los que tenían
la enfermedad diagnosticada», ha señalado Jorge Barrio, uno de los
autores del estudio y especialista en farmacología molecular en UCLA.

Con el nuevo método, los investigadores han podido seguir de cerca
la evolución de la enfermedad durante dos años. Los científicos
compararon este procedimiento con otros, como la resonancia magnética
(RM), que permite observar la cantidad de tejido perdido, o el PET
combinado con otro marcador, el FDG. Los resultados mostraron que el
PET, junto con el FDDNG como marcador, es mucho más eficaz (98% de
aciertos frente a 62% de la RM) a la hora de diferenciar el Alzheimer
de las alteraciones cognitivas no patológicas.

Los investigadores han señalado satisfechos que el nuevo método
también ayudará a valorar la eficacia de los tratamientos
experimentales. Ahora están inmersos en un ensayo clínico para
conseguir la aprobación de la molécula por la agencia estadounidense
del medicamento (la FDA). Calculan que en tres años estará en el
mercado.


Ejercicio mental contra el declive de las neuronas

Los ancianos que hacen ejercicio con el
cerebro sufren menos deterioro cognitivo y se desenvuelven mejor en su
vida cotidiana. Son las conclusiones de un nuevo estudio publicado en
la revista ‘The’ ‘Journal of the American Medical Association.’

Un equipo estadounidense, liderado por Sherry L. Willis, de la
Universidad Estatal de Pennsylvania (EEUU), ha llevado a cabo el primer
ensayo clínico multicéntrico para conocer la eficacia de la práctica de
ejercicios mentales para evitar la pérdida de las capacidades
cognitivas con la edad. El experimento, llamado ACTIVE (siglas en
inglés de Entrenamiento Avanzado Cognitivo para la Vejez Independiente
y Vital), se prolongó durante cinco años, desde 1998 hasta 2004, y
participaron 2.832 personas con una edad media de 73 años que procedían
de seis ciudades de Estados Unidos.

El entrenamiento consistió en 10 sesiones de ejercicios para la
memoria, razonamiento, velocidad de procesamiento (búsqueda e
identificación de imágenes) y cuatro sesiones de recuerdo, 11 y 35
meses tras el inicio del experimento. Cinco años después, los
participantes que habían completado las tres sesiones presentaban menos
dificultades para realizar las actividades de la vida diaria y, por lo
tanto, disfrutaban de una mayor calidad de vida e independencia.

De acuerdo con los autores, si los programas de entrenamiento se
estandarizan serán un interesante complemento de los fármacos para
retrasar el deterioro cognitivo.

technorati tags:,

Blogged with Flock

Un compuesto químico parece reducir los daños a las neuronas.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que destruye gradualmente las células del sistema nervioso, las neuronas, llevando a una pérdida progresiva de las funciones mentales.

Aunque se desconocen las causas para el Alzheimer, se sabe que la muerte neural causada por esta enfermedad está asociada a la acumulación de proteínas dentro y fuera de las neuronas. En el exterior de las neuronas se forma un agregado conocido como cuerpos amiloides, que son fragmentos de una proteína que se encuentra en la membrana de estas células. Por otro lado, los agregados intra-neurales, conocidos neurofibrilares, están constituidos principalmente por la proteína Tau, que es importante para la integridad neuronal. Se entiende que los procesos biológicos asociados a la agregación aberrante de estas proteínas promueve la muerte neuronal y el desarrollo del Alzheimer.

La edad

La edad avanzada es el principal factor de riesgo para sufrir la enfermedad de Alzheimer, aunque en una minoría de casos se puede presentar en edades menores a 60 años.

Entre el 2% y el 3% de los menores de 65 años muestran signos de la enfermedad, mientras sube hasta el 25% y el 50% en los mayores de 85 años.

Específicamente, las neuronas que se afectan son aquellas que se encuentran en regiones del cerebro responsables de los procesos cognoscitivos del ser humano, como la memoria, el lenguaje, la personalidad y la razón. Las neuronas que componen estas regiones son neuronas colinérgicas -es decir, estas células responden al neurotransmisor acetilcolina, una molécula que estimula la actividad de las neuronas, promoviendo la comunicación entre estas durante procesos complejos, como el aprendizaje.

Los científicos han encontrado que existe una disminución en el número de neuronas colinérgicas en cerebros de pacientes de Alzheimer. Esta disminución, sugiere que la escasez de estas neuronas colinérgicas contribuye a la pérdida de la memoria y otros síntomas asociados a la enfermedad de Alzheimer.

Esta hipótesis, conocida como la hipótesis colinérgica, ha dado paso al desarrollo de estrategias que estimulen la preservación de estas neuronas y la función normal de acetilcolina.

Debido a la disminución en el número y la deficiencia funcional de estas neuronas, la hipótesis colinérgica ha servido de punto de partida para el diseño de varios compuestos que afectan diferentes aspectos del comportamiento molecular de las neuronas colinérgicas.

Algunos de los compuestos químicos desarrollados afectan específicamente a los receptores colinérgicos, a través de los cuales actúa la acetilcolina. Los dos tipos de receptores colinérgicos -muscarínicos y nicotínicos- son como la cerradura para la cual acetilcolina es la llave y a través de ellos esta molécula lleva a cabo su función en la comunicación neuronal.

De los compuestos que han sido diseñados, aquellos que actúan sobre los receptores muscarínicos han generado resultados alentadores.

Recientemente, se publicaron en la revista científica Neuron los resultados de un estudio llevado a cabo por un grupo en la Universidad de California en Irvine, que caracterizó un compuesto químico, llamado AF267B, que afecta los receptores muscarínicos en las neuronas colinérgicas.

El estudio fue realizado en ratones modelos de Alzheimer -animalitos que replican las características patológicas de la enfermedad- que se les administró el compuesto químico y luego se midió su capacidad de aprendizaje.

Los resultados indicaron que los ratones tratados con AF267B no presentaron problemas cognoscitivos en comparación con aquellos que no se les ofreció el tratamiento. Además, AF267B redujo la generación de cuerpos amiloides y agregados neurofibrilares en la corteza cerebral y el hipocampo, regiones del cerebro que están involucradas en el proceso de aprendizaje.

Estos descubrimientos sugieren que la activación de receptores muscarínicos en las neuronas colinérgicas previene la formación de los cuerpos amiloides y agregados neurofibrilares que se observan en humanos que padecen de la enfermedad de Alzheimer. Aunque estos resultados son sumamente alentadores, es necesario continuar con la investigación antes que el compuesto AF267B se convierta en un tratamiento para pacientes de Alzheimer.

El autor es Catedrático Auxiliar del Departamento de Biología de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, Director Asociado del Centro para el Estudio Interdisciplinario de Genes, Cerebro y Mente, Instituto FILIUS de la Universidad de Puerto Rico y miembro de www.cienciapr.org.

fuente:  endi.com

Un brazalete, presentado hoy en Madrid, permitirá
ubicar a los enfermos de Alzheimer en caso de pérdida o desorientación,
así como establecer un contacto inmediato con ellos.


El
brazalete, que se denomina Columba, integra un sistema de telefonía
móvil, alertas inteligentes y localización por satélite (GPS).

Este
proyecto ha sido desarrollado por la compañía canadiense Medical
Intelligence Technologies -cuya filial en España es Medical Mobile
Seguridad-, e impulsado por Telefónica Móviles España y Eulen Servicios
Sociosanitarios, según un comunicado de estas compañías.

La
presentación de este producto contó hoy con la presencia de estas
compañías y de la Confederación Española de Familiares de Enfermos de
Alzheimer y otras Demencias (CEAFA).

El
presidente de CEAFA, Emilio Marmaneu, explicó que este nuevo sistema de
localización móvil permitirá tranquilizar al familiar y cuidador del
enfermo y, evitar, al mismo tiempo, ‘situaciones dramáticas ante el
desconcierto de no saber dónde se encuentra ese ser querido que ya no
recuerda ni quién es’.

Si el portador
del brazalete abandona su espacio geográfico habitual, previamente
definido por sus familiares o cuidadores, el dispositivo activa una
alerta automática que avisa a los responsables del enfermo.

Tras
activarse la alerta, el portador del brazalete es localizado
inmediatamente a través de una central de atención telefónica, que
opera 24 horas al día los 365 días al año.

El contacto con el enfermo también se establece en seguida mediante la función manos libres del dispositivo.

‘Tres
años de investigación avalan la tecnología y eficacia del Columba, que
cuenta con una trayectoria de éxito en Francia y que ahora desembarca
en España con el objetivo de hacer la vida más fácil a enfermos y sus
cuidadores’, afirma el Presidente-Fundador de Madical Mobile Seguridad
y creador del brazalete, Louis Massicotte.

Actualmente
en España existen cerca de 600.000 enfermos diagnosticados de
Alzheimer, un 60 por ciento de los cuales experimenta problemas de
desorientación y pérdida, señala la nota.

technorati tags:,

Blogged with Flock

Un brazalete, presentado hoy en Madrid, permitirá
ubicar a los enfermos de Alzheimer en caso de pérdida o desorientación,
así como establecer un contacto inmediato con ellos.


El
brazalete, que se denomina Columba, integra un sistema de telefonía
móvil, alertas inteligentes y localización por satélite (GPS).

Este
proyecto ha sido desarrollado por la compañía canadiense Medical
Intelligence Technologies -cuya filial en España es Medical Mobile
Seguridad-, e impulsado por Telefónica Móviles España y Eulen Servicios
Sociosanitarios, según un comunicado de estas compañías.

La
presentación de este producto contó hoy con la presencia de estas
compañías y de la Confederación Española de Familiares de Enfermos de
Alzheimer y otras Demencias (CEAFA).

El
presidente de CEAFA, Emilio Marmaneu, explicó que este nuevo sistema de
localización móvil permitirá tranquilizar al familiar y cuidador del
enfermo y, evitar, al mismo tiempo, ‘situaciones dramáticas ante el
desconcierto de no saber dónde se encuentra ese ser querido que ya no
recuerda ni quién es’.

Si el portador
del brazalete abandona su espacio geográfico habitual, previamente
definido por sus familiares o cuidadores, el dispositivo activa una
alerta automática que avisa a los responsables del enfermo.

Tras
activarse la alerta, el portador del brazalete es localizado
inmediatamente a través de una central de atención telefónica, que
opera 24 horas al día los 365 días al año.

El contacto con el enfermo también se establece en seguida mediante la función manos libres del dispositivo.

‘Tres
años de investigación avalan la tecnología y eficacia del Columba, que
cuenta con una trayectoria de éxito en Francia y que ahora desembarca
en España con el objetivo de hacer la vida más fácil a enfermos y sus
cuidadores’, afirma el Presidente-Fundador de Madical Mobile Seguridad
y creador del brazalete, Louis Massicotte.

Actualmente
en España existen cerca de 600.000 enfermos diagnosticados de
Alzheimer, un 60 por ciento de los cuales experimenta problemas de
desorientación y pérdida, señala la nota.

technorati tags:,

Blogged with Flock

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno neurodegenerativo crónico
que se estima que afecta a unos 25 millones de personas en todo el
mundo.

El pasado 3 de noviembre se cumplieron cien años de la presentación
que hizo Alois Alzheimer del primer diagnóstico de la enfermedad que
lleva su nombre. Sucedió en la ciudad alemana Tubingen en el año 1906.
Un siglo después la revista The Lancet
publica un artículo con los principios fundamentales del cuidado de los
pacientes de la enfermedad del Alzheimer que continúan siendo los
mismos.

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno neurodegenerativo crónico que se estima que afecta a unos 25 millones de personas en todo el mundo.
La enfermedad está caracterizada por alteraciones de la memoria,
síntomas psiquiátricos y cambios de conducta que dificultan las
actividades de la vida diaria. La causa de esta enfermedad sigue sin
conocerse y el tratamiento está dirigido a la mejoría de los síntomas
de memoria y otras funciones cognitivas, así como al control de las
alteraciones de la conducta.

Se trata de la
causa más frecuente de demencia en los ancianos, es un trastorno grave,
degenerativo, producido por la pérdida gradual de neuronas cerebrales.
La enfermedad afecta a las partes del cerebro que controlan el
pensamiento, la memoria y el lenguaje.

Según los
expertos el mejor cuidado es intentar retrasar la aparición de la
enfermedad, para ello los especialistas aconsejan a las personar a
ejercitar su capacidad intelectual y de memoria (lea, escriba, medite,
jugar ajedrez, etc.)

El uso de las
estrategias no farmacológicas para controlar los síntomas
neuropsiquiátricos de la enfermedad del Alzheimer, según el artículo,
podría ser común en la actualidad en comparación con el momento de su
primer diagnóstico.

La diferencia
es que en la actualidad se pueden aplicar terapias de luz brillante,
aromaterapia o alguno de los distintos tratamientos conductuales, como
señalan los investigadores. Aún así el cuidado podría haber cambiado
los principios fundamentales, pero han continuado siendo los mismos.

fuente:websalud

technorati tags:,

Blogged with Flock

EL PAÍS, Madrid

Una de las proteínas más buscadas desde hace años, aquella cuya
acumulación en el cerebro y la médula espinal causa la forma más común
de la grave enfermedad de Lou Gehrig (esclerosis lateral amiotrófica),
ha sido finalmente identificada, por un equipo científico
internacional, financiado por el Instituto Nacional del Envejecimiento
de EU.

Esta proteína, llamada TDP-43, resulta también ser la causa de gran
parte de las llamadas demencias de los lóbulos frontal y temporal, un
grupo mal conocido de demencias bastante comunes.

Este tipo de demencia afecta a veces a los que tienen la enfermedad de
Lou Gehrig, que es una parálisis y no una enfermedad mental. Los
síntomas de estas demencias incluyen cambios en el comportamiento, que
es, a menudo, socialmente inapropiado y llega a provocar problemas de
orden público.

Según publican los científicos en la revista Science, depósitos de esta
proteína, que se presenta en una forma mal plegada, han sido observados
en los cerebros y médula espinal de pacientes fallecidos por la
esclerosis o las demencias. Son enfermedades que no tienen tratamiento
y al final causan la muerte. La proteína normal era ya conocida y tiene
múltiples funciones, ya que se expresa en núcleos celulares de muchos
órganos y tejidos del cuerpo humano.

Las proteínas mal plegadas, cuyo origen se desconoce, son un mecanismo
común a muchas enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer o la
enfermedad de las vacas locas (encefalopatía espongiforme). En la
actualidad se está avanzando con gran rapidez para su identificación y
estudio, con la intención de desarrollar terapias efectivas.

fuente:El País

technorati tags:, ,

Blogged with Flock

Buscan cómo diagnosticar precozmente el AlzheimerSin una cura, predecir con tiempo la irrupción de una de las enfermedades neurodegenerativa más abominables puede marcar la diferencia a la hora de entrar a la vejez. Científicos trabajan no sólo en el antídoto, sino también, en la forma de predecirlo en su amanecer.Jean-Yves NauUn equipo médico internacional anunció haber desarrollado un método que permite, por primera vez, detectar muy precozmente a las personas afectadas por el mal de Alzheimer, una de las enfermedades neurodegenerativas más frecuentes y que, hasta ahora, sigue siendo incurable.Dirigido por el francés Bruno Dubois, el equipo expuso sus resultados durante un congreso mundial consagrado a esta enfermedad en Madrid, el pasado mes de julio.Desde que la patología fuera identificada hace un siglo, su diagnóstico sólo se ha efectuado cuando el estado de salud mental hace pensar que los enfermos sufren una forma severa de demencia, para la cual no puede hallarse causa alguna. “Siempre consideré que no existía ninguna razón para ligar el diagnóstico de la enfermedad a un estado de penuria mental”, explicó Dubois. “La enfermedad se inicia a partir de los primeros síntomas y corresponde al médico intentar discernir la especificidad de esas primeras señales para diagnosticar el mal, sin esperar que avance lo suficiente como para preocuparse. Es como si hubiera que esperar que los enfermos de Parkinson estén postrados para hacer el diagnóstico de su enfermedad. Sin embargo, este diagnóstico se realiza hoy en los mismos inicios de la afección, al producirse una forma de temblores llamada ‘de reposo’. Ahora hay que hacer lo mismo con el Alzheimer”, explicó.Desde 2005, un pequeño grupo de especialistas franceses, estadounidenses, canadienses, japoneses, británicos y holandeses se han dedicado a estudiar cómo el diagnóstico podía realizarse de manera precoz.A la luz de sus trabajos, parece que se podría haber ganado varios años si, abandonando las prácticas en vigor, los neurólogos hubieran recurrido a una nueva malla diagnóstica. Esta se centra en un síndrome amnésico específico, asociado a una atrofia de ciertas regiones cerebrales visibles mediante las actuales técnicas de imágenes por resonancia magnética nuclear. También pueden tomarse en cuenta otros criterios biológicos, funcionales u obtenidos a través de una muestra de líquido encéfalo-raquídeo.Marco fluidoEn la práctica, establecer un diagnóstico del mal de Alzheimer antes de que aparezca la demencia significa despedazar el concepto de “Mild Cognitive Impairment (MCI) o “trastornos cognitivos ligeros”.Bruno Dubois explica que “debe saberse que el MCI es un marco fluido, heterogéneo, que nos remite a causas muy diferentes (depresión, problemas vasculares cerebrales, enfermedades degenerativas incipientes), las que tienen común indicar problemas cognitivos. Este concepto, defendido especialmente por algunos especialistas estadounidenses, ha sido fuertemente respaldado por la industria farmacéutica, que vio en él un mercado considerable.Pero, como podía predecirse, los estudios de efectividad de algunos medicamentos no permitieron sacar conclusión alguna, debido, precisamente, a la heterogeneidad del concepto MCI”.Dubois considera que se debe preparar al cuerpo médico para el nuevo enfoque desarrollado por su equipo, sobre todo para poder pronto prescribir de manera precoz los medicamentos actualmente en vías de desarrollo. Se supone que estos desacelerarán el proceso neurodegenerativo característico del mal de Alzheimer, que, en los países industrializados, es hoy la primera forma de demencia.

LN© Le Monde(The New York Times Syndicate)


technorati tags:,